Pasar al contenido principal

Exposición

Cerebro(s)

El cerebro humano es el objeto más complejo que conocemos y es también el tejido de los sueños y la experiencia consciente. Nos permite valorar y cambiar nuestro entorno, recordar el pasado mientras inventamos futuros diversos y entender el universo con una minuciosidad sin precedentes. «Cerebro(s)» explora no solo cómo los humanos lo han estudiado y representado, sino que también sigue el análisis del conjunto de actividades que este desarrolla, como por ejemplo el pensamiento abstracto, el lenguaje, la consciencia, la imaginación o los sueños. ¿Cómo crea la realidad? ¿Cuáles son la naturaleza y los orígenes de la experiencia consciente? ¿Podría una máquina imitar la creatividad humana? ¿Tienen consciencia los animales no humanos? ¿Puede compararse un cerebro a un hormiguero o a una planta? ¿Son los humanos una sociedad de cerebros similares a una inteligencia colectiva?

La dualidad mente/cerebro que estableció la ciencia moderna occidental, influida por la división cristiana entre alma y cuerpo, ha quedado superada por los descubrimientos de la neurociencia, y hoy en día sabemos que ambos son inseparables. Hasta el punto de que actualmente científicos y filósofos afirman que la mente humana, con todas sus capacidades, es fruto de la evolución biológica y responde a los mismos criterios adaptativos que otros aspectos de la vida. ¿Qué sabemos, pues, de lo que realmente nos hace humanos? ¿Qué pasa en nuestra mente/cerebro cuando somos capaces de hablar, crear y emocionarnos?

Estas y muchas otras preguntas se sitúan al inicio de un proyecto que el CCCB, la Fundación Telefónica y la Wellcome Collection han puesto en marchar junto a una extensa red de investigadores, creadores y pensadores. A través de proyectos artísticos, experimentos de laboratorio, talleres de mediación y debates públicos, «Cerebro(s)» cuestiona nuestra comprensión de la experiencia consciente y explora lo que puede pasar cuando esta experiencia se interrumpe o se malogra.

Filósofos, poetas y artistas llevan siglos estudiando y cuestionando la estructura, la función y la evolución del cerebro. Hace relativamente poco que la neurociencia se ha unido también al debate. Ahora, cien años después de que Ramón y Cajal descubriese que la neurona era la unidad básica de la arquitectura cerebral, el ritmo de los descubrimientos se ha ido acelerando. En las últimas décadas, los grandes avances han mejorado en gran medida nuestra imagen de lo que Charles Sherrington denominó «el telar encantado». Y a pesar de que los científicos han definido más que nunca el mapa detallado de la materia gris, todavía no sabemos cómo funciona. No tenemos una teoría de la consciencia. Estamos lejos de crear una máquina inteligente.

La exposición «Cerebro(s)» se adentra en estas cuestiones y en muchas otras mediante la observación del rico paisaje de la cognición y su desarrollo histórico, desde los sistemas naturales hasta los creados por el hombre. A partir de diferentes enfoques y disciplinas, el proyecto expositivo religa las miradas de artistas contemporáneos con dibujos originales de Santiago Ramón y Cajal, primeras ediciones de René Descartes, inventos y maquinarias de científicos visionarios como Leonardo Torres Quevedo o José Manuel Rodríguez Delgado, cómics y películas, así como también con proyectos de centros de investigación científica de referencia.

Apartados de la exposición

El recorrido de la exposición comienza en un apartado que analiza los orígenes: cómo el registro fósil y el arte rupestre desvelan la aparición de la mente simbólica. Haciendo un repaso de replanteamiento clásico basado en las descripciones anatómicas, abordamos viejas cuestiones asociadas a la relevancia de la medida del cerebro, y a cómo una visión distorsionada e ideológica de este aspecto provocó el aumento de la frenología y la eugenesia. Utilizando las diferentes analogías tecnológicas nos situamos en la perspectiva de la red moderna de las mentes, en la que los cerebros se convierten en sistemas reales y la visión reduccionista del mundo deviene obsoleta.

Un segundo apartado analiza el cerebro y la consciencia como procesos según los cuales la memoria es un elemento fundamental. En gran medida, somos nuestra memoria, que tiene muy poco en común con la utilizada en las máquinas. Cuando la memoria falla, nuestros mundos se pueden hundir. Nuestro yo comienza a tener problemas. Más allá de algunos umbrales, la pérdida de memoria significa la pérdida de consciencia. Las nuevas tecnologías, como, por ejemplo, la realidad virtual, ofrecen maneras inesperadas de encontrar respuestas.

En el último espacio de la exposición cuestionamos el estatus único de nuestro cerebro. La biosfera cognitiva no se limita a nuestros cerebros. Comenzamos a darnos cuenta de que dar respuesta a las grandes preguntas podría implicar tener que buscar agentes cognitivos que desafíen nuestra intuición: células simples que resuelven problemas matemáticos complejos o robots que tienen comportamientos sin cerebro.

 

«Cerebro(s)» es una exposición desarrollada a partir de dos muestras originariamente independientes programadas en la Wellcome Collection de Londres: «Brains: The Mind as Matter» (2012) y «States of Mind: Tracing the Edges of Consciousness» (2016).

Una coproducción de: CCCB, Fundación Telefónica (Madrid) y Wellcome Collection (Londres)

Comisariado: Emily Sargent, Ricard Solé

Programa de actividades

Produce

Con el apoyo de