Pasar al contenido principal

Sherezade Bardají

Antes de que me lo preguntéis, Sherezade es mi nombre verdadero. La idea la tuvo mi hermano, pero este es el principio de otra historia.

Siempre me ha gustado moverme: en la barriga de mi madre, en la silla del ambulatorio, jugando al escondite, durmiendo y, sobre todo, en la universidad mientras estudiaba Magisterio Musical. Un día me moví tanto que llegué hasta Santiago de Compostela. Al cabo de tres días de vivir allá estaba haciendo un curso de narración oral, escuchaba cuentos a las tascas y trabajaba en una compañía de teatro. Como no podía quedarme quieta decidí estudiar Arte Dramático, de esto ya hace más de once años, y en los últimos nueve he trabajado en el Teatro Nacional de Cataluña, he experimentado con la Cubana, y he seguido formándome como narradora.

Ahora me muevo entre los relatos tradicionales, los literarios, los títeres de sombras, los objetos que puedo transformar y, por supuesto, las historias que escucho en el tren. Me sigo moviendo mucho, narrando en teatros, escuelas, institutos, festivales, bibliotecas.