Pasar al contenido principal

Xcèntric 2019

Antropología compartida: Petit à petit, de Jean Rouch (2ª parte)

El cine del CCCB

Audiovisuales

Jean Rouch decía que todas sus películas son una continuación encadenada de Jaguar, su primer film de ficción. Dieciséis años más tarde, los tres socios protagonistas de Jaguar se han vuelto ricos. En París, Damouré se convierte en un etnólogo ficticio, alter ego de Rouch, a quien parodia (su modelo es el de cualquier etnógrafo occidental) y, al mismo tiempo, dobla (es su compañero y su cómplice, Petit à petit es una creación colectiva). Su misión consiste en hacer tambalear los fundamentos de la observación etnográfica/sociológica con su ambigüedad y el amago de sus reacciones, entre violentas e ingenuas, propias del burlesco. El otro no es aquí el africano, sino el conciudadano parisino.

«Petit à petit no es una película ni blanca ni negra», afirmaba Rouch, sino una fábula con aires de investigación, cuya verdad surge de la ficción y la fantasía. Damouré, con sus juegos entre personaje y persona, con su poder de acción espontánea, recuerda a las máscaras de la Commedia dell’Arte. Como el resto de personajes, operadores de ficción (Lam, Illo, Ariane, Safi, Philippe, Moustaphe...), su identidad resulta desconcertante. La garantía de la duración de los cuerpos es su materia y su memoria.

Contaba Jacques Rivette que el impulso de Out 1 surgió de la proyección de nueve horas de rushes de Petit à petit. La versión larga de la película, que veremos en esta sesión, consiste, como Out 1, en una arquitectura móvil de relaciones, donde prolifera un preciso complejo de personajes y una red de correspondencias entre diferentes mundos —el famoso programa de las verdaderas geografías a partir de las topografías falsas, de la comunicación de lugares lejanos próximos en lo cinematográfico, hacia los cuales son propulsados los personajes—, o más bien entre sus reflejos.

Modos irracionales de pensamiento, contradicciones imprevistas en el programa, tomas en lugar de planos, secuencias en las que pareciera que no hubiera cortes y en las que el tiempo, vivo, directo, se transforma en duración, se convierte en espacio desplegado, habitable. Como aquella historia sobre la desaparición de los dinosaurios evocada por Serge Daney: «Eran tan grandes y enormemente largos que, al ser atacados, en el tiempo en que el influjo nervioso llegaba hasta su pequeño cerebro, ya habían sido devorados. Muerte indolora».

Petit à petit, Jean Rouch, 1969, 16 mm, 230 min (segunda parte, África en el Sena, 75 min).

Proyección en digital

Directores/as: Jean Rouch

Esta actividad forma parte de Xcèntric 2019

Contenidos relacionados

Xcèntric. Programa marzo - abril 2019

Xcèntric continúa en marzo-abril y comienza con la presencia del cineasta alemán Wilhelm Hein, figura clave del cine de vanguardia de los años 60. Grabaciones en primera persona a la sesión Nuestro cuerpo Nuestro sexo, el activismo político de ...

También te puede interesar