Pasar al contenido principal

El CCCB

Programación 2022

Programa 2022 (PDF)

 

Tejer vínculos, abrirse al mundo

Dos años después de la irrupción de la pandemia, el virus sigue circulando y causando estragos en nuestra salud física y mental, y el mundo parece dividido entre los que anuncian un colapso ineludible y los defensores de la aceleración tecnológica como solución a los grandes retos actuales. En este contexto, la cultura y el pensamiento crítico juegan un papel crucial. En un momento de incertidumbre y desasosiego, vuelven las preguntas fundamentales sobre el valor de la vida y de la libertad, o sobre el futuro de la condición humana en plena robotización del mundo. Pero la pandemia también ha dejado algunos aprendizajes sobre los que construir un futuro posible: el mundo es interdependiente y somos parte de un ecosistema de vulnerabilidades compartidas. La literatura, el cine, el pensamiento y el arte son precursores en la capacidad de dar sentido al hecho de vivir juntos y en el ejercicio de la imaginación y la empatía. Cuando el mundo se cierra y domina la incertidumbre, la cultura puede contribuir a la creación de una sociedad abierta capaz de imaginar un futuro esperanzador. La cultura tiene el poder de recoser heridas, generar vínculos y crear universos. En 2022, el programa del CCCB se articula con esta voluntad de reforzar los lazos y abrirse al mundo.

Tras la estela de la exposición sobre la máscara, en primavera el CCCB contribuirá a rescatar del olvido la figura del psiquiatra catalán Francesc Tosquelles, que revolucionó la institución psiquiátrica desde su exilio en Francia. Hombre de acción y figura intelectual de primer orden, Tosquelles convirtió el asilo de Saint-Alban en un refugio de resistentes al fascismo durante la Segunda Guerra Mundial y utilizó la cultura como herramienta terapéutica, inspirado por su experiencia durante la República y la Guerra Civil. Para Tosquelles, «el destino de la locura es la esencia del hombre», y solo abriendo las instituciones y vinculando a los enfermos con el conjunto de la sociedad es posible curar las patologías mentales.

Una exposición sobre el cerebro será el segundo proyecto del año, para abordar la complejidad de este órgano fundamental que dirige el cuerpo y coordina todas sus funciones. Del cerebro dependen el lenguaje, el pensamiento abstracto, las emociones, la imaginación, la consciencia y la capacidad de crear: en definitiva, lo que tradicionalmente ha definido la naturaleza humana. Y, a pesar de esta centralidad y de los avances en neurociencia y computación, su funcionamiento es todavía una incógnita. Con esta exposición, el CCCB vuelve a sacar la ciencia del laboratorio para abordarla críticamente desde una perspectiva humanística.

El tercer proyecto del año girará alrededor del cómic, a través de una exposición que dará voz a una constelación de jóvenes autoras de vanguardia, en un gesto de apoyo a una generación de artistas locales bajo el signo de la precariedad y el desencanto.

A lo largo del año, la ciudad será el objeto de una serie de programas para repensar los espacios urbanos, profundamente transformados por la tecnología y los retos climáticos. «Sinfonías de ciudad» es un proyecto de creación con la asociación Dones Visuals, que confirma la fuerza y la vitalidad de los programas audiovisuales en el CCCB. El proyecto educativo ALIA vinculará al CCCB con 7 institutos metropolitanos de secundaria y con el Instituto de Salud Global de Barcelona para reflexionar sobre ciudad y salud. Y el Premio Europeo del Espacio Público Urbano, observatorio privilegiado de las ciudades europeas, regresará con una nueva edición y una renovada red internacional.

Intensificar las relaciones internacionales después de dos años de restricciones será también una prioridad, con irradiaciones y vínculos con una densa red de complicidades locales. Si Tosquelles viajará a Les Abattoirs de Toulouse, al Museo Reina Sofía de Madrid y al American Folk Art Museum de Nueva York, la exposición sobre el cerebro nace en la Wellcome Collection de Londres y aterrizará en la Fundación Telefónica de Madrid. «Culturas d'Avenir» es un proyecto para jóvenes creadores con el Centro Georges Pompidou de París y la Haus der Kulturen der Welt de Berlín, y la colaboración con la Royal Society of Literature de Londres será otra alianza internacional permanente. La plataforma continua del Festival Kosmopolis reforzará la vida literaria del CCCB y complementará su vocación como centro de debate y pensamiento. Rahel Jaeggi, Judith Butler, Judith Schalansky, Samanta Schweblin, Ali Smith y Keeanga-Yamahtta Taylor son algunas de las autoras internacionales confirmadas, en diálogo con un amplio abanico de participantes locales.

2022 consolidará el programa de mediación y educación, que encarna la voluntad de renovar la institución para abrirla a nuevas voces y comunidades y ensayar nuevas formas de creación en red, en interacción con la escena cultural y educativa de Barcelona y Cataluña. En pleno debate sobre el futuro de los museos, este programa cristaliza la vocación de arraigo y apertura del CCCB.

Judit Carrera,
Directora del CCCB